Menú Cerrar

Sonia Gumpert. Decana. Defensora del abogado.

“El niño en el bautizo, la novia en la boda…”

  Sonia Gumpert. Decana. Defensora del abogado.

 

       La abogacía madrileña está de enhorabuena. La semana pasada recibíamos un correo electrónico firmado por Sonia Gumpert como “Decana” y “Defensora del Abogado” en el que nos presentaba “…la nueva figura del Defensor del Abogado”  a fin de que el ejercicio de nuestra profesión se desarrolle con todas las garantías; ello es consecuencia, se nos informa, de un proceso de reflexión  “…sobre la necesidad de demandar un mayor respeto para nuestra profesión”, concluyendo en que a partir de ahora “…podemos hacer que la voz de la abogacía suene mucho más alto en todas las salas”.

 

            Para ello se convocó una rueda de prensa en la que la Decana, acompañada de los diputados de la Junta de Gobierno Javier Íscar y José Manuel Pradas presentó una “app” que permitirá denunciar el maltrato judicial; el acto se adornó con el despliegue de grandes carteles en la fachada del ICAM  para dar a conocer la iniciativa también a los ciudadanos.

 

            Aclaremos nuestra alegría. No viene dada por la nueva “app”, ni por disponer de una “Defensora del Abogado” (y… ¿de las abogadas?), sino porque nuestra Decana, tras cuatro años y medio de mandato, ha caído en la cuenta de que una de sus funciones como Decana e integrante de la Junta de Gobierno que preside (art. 25.1.c Estatutos ICAM) es “Velar porque los abogados puedan ejercer su profesión con independencia y libertad, amparándoles cuando se menoscabe o pueda menoscabar dichos principios con quebranto o riesgo de quebranto del derecho de defensa y desarrollando, en dicho amparo, las acciones que se estimen adecuadas para preservar la dignidad de la abogacía y el derecho fundamental de defensa de los justiciables” (art. 27.3 Estatutos ICAM).

 

            Aclaremos también que recientemente la Junta de Gobierno desmanteló el Observatorio de la Justicia del ICAM, que venía ejerciendo estas funciones y recibiendo las quejas de los abogados y abogadas sobre trato desconsiderado, retrasos en señalamientos, dilaciones indebidas y otras situaciones que impidieran el correcto desempeño de la labor profesional; de forma que toda la novedad publicitada consiste en una “app” y la autotitulación como “Defensora del abogado” de la Decana. ¿Justifica eso el desembolso en pancartas, carteles en la fachada del ICAM, publicidad impresa en las Salas de togas, etc.?

 

            Da igual, la Decana ya suma un nuevo título y ha generado otra noticia (de eso se trataba). Es posible que la nueva “app” le ayude a ganar el tiempo perdido en estos menesteres, mientras tanto requerimos a todos los socios y socias para que nos informen inmediatamente si, en caso de utilizar la “app”, aparece fulminantemente Sonia Gumpert, con capa de súper heroína, las leyes en una mano y balanza de la justicia flamígera en la otra a fin de interponerse entre el maltrato judicial y la abogacía madrileña.

 

            Junta Coordinadora de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados. ALA.

Deja un comentario