Menú Cerrar

I Feria de Empleo Jurídico (temporal y precario) del ICAM

Hace algunas semanas, recibíamos en nuestros buzones la Convocatoria para la asamblea del ICAM que tuvo lugar el 29 de marzo de 2016. En el sobre, impresa en papel satinado, encontrábamos la publicidad de la I Feria de Empleo Jurídico (Feiuris) que nos invitaba a participar el próximo 14 de abril bajo el eslogan “Haz que ocurra”.

La Feria, dirigida a los más de 77.000 colegiadas y colegiados de Madrid (a las colegiadas no las menciona, claro), hace las veces de espacio de intermediación entres nuestras compañeras y compañeros y los “grandes y medianos despachos, universidades, escuelas de negocio, aseguradoras, bancos, consultoras y empresas de trabajo temporal”.

En ALA nos parece que el objetivo de este evento no entra dentro de las funciones del Colegio, que parece convertirse en prestador de servicios de los grandes despachos y las grandes compañías, porque no sólo excede los fines de la institución sino que los enfrenta directamente.

¿En qué consiste la Feria de Empleo?

Durante un día entero, los participantes, eminentemente bancos, consultoras y demás adalides de la justicia social y la estabilidad laboral, realizarán entrevistas de trabajo en sus estands personalizados. El precio de los estands de oro, plata o bronce (mínimo 2.500 €) será íntegramente destinado a sufragar el alquiler del recinto.

Simultáneamente, los participantes podrán asistir a algunas charlas informativas, como por ejemplo, “Compromiso del abogado en la sociedad” que habla, según entendimos en nuestra reunión, de la labor del Turno de Oficio y el trabajo social legal. Una muestra más, a nuestro entender, de la confusión entre el trabajo del cuerpo que integra el servicio público de justica y las actividades caritativas, cuando no fiscalmente convenientes, de los departamentos de pro bono de los grandes emporios.

16-02-25_19.15.02Los olvidos de los responsables del ICAM

  1. No es fin legítimo ni estatuario del Colegio prestar un servicio a las empresas propio de un departamento de recursos humanos. Todo lo contrario, el ICAM existe (y se paga) para promover y proteger el papel de la abogacía en nuestro Estado social. Convertirse en el head hunter de estas empresas es poner a las/os colegiadas/os en situación de salvaje competición sin abordar el problema fundamental: la falta de cartera de clientes.
  1. La Feria no cuenta con una sección de supervisión ni de asesoramiento sobre derechos laborales. El Colegio podría terminar siendo el catalizador de situaciones de precariedad laboral y vulneración de derechos, tan habituales en nuestro sector y que bien conocen las empresas de trabajo temporal que ocupan espacio privilegiado en el boletín publicitario.
  1. La Feria no pretende lucro económico alguno, puesto que los precios por estand se reinvierten en el alquiler del recinto, pero se recurre a las y los trabajadores del Colegio y a los materiales poniéndolos a disposición de esas empresas.
  1. La presencia, en su inmensa mayoría, de grandes despachos y empresas en un evento que se ha publicitado como de interés general para los colegiados/as transmite una imagen equivocada. Sugiere subordinación de la institución colegial a los intereses de estas grandes empresas.

Es muy fácil criticar…

Sí, pero no es fácil hacerlo de manera constructiva. Por este motivo, trasladamos algunas propuestas a las personas responsables del Colegio para que sean tenidas en cuenta en próximas ediciones.

  1. El Turno de Oficio es una prioridad ahora mismo

No puede desaprovecharse la oportunidad para ofrecer información sobre el Turno de Oficio. Tanto sobre su acceso y el tipo de trabajo que en él realizamos abogados/as como sobre su precaria situación. Con su propio y privilegiado espacio. Quizá un estand-oro.

El trabajo que desarrollan nuestras/os compañeras/os ningún no puede abordarse en el contexto del «trabajo social voluntario”. Menos aún en un momento en que existe una cierta confusión social inducida por los grandes despachos en que el Turno de Oficio se confunde con el pro bono.

  1. Las abogadas y abogados deben ser libres

La inmensa mayoría de los/as colegiados/as son autónomos. Sin embargo, existe un desconocimiento generalizado sobre cómo gestionar la propia contabilidad y fiscalidad. Este desconocimiento obstruye sus posibilidades de prosperar de manera autónoma. Si la feria es de empleabilidad, entendemos muy necesaria la creación de espacios y herramientas de divulgación de la autoempleabilidad (folletos, presentaciones, formación, informes, debates, etc). Con más motivo si pensamos que el ejercicio independiente de la profesión.

  1. Las abogadas y abogados pueden colaborar

Asociaciones, formación, anuncios cruzados… Nosotras abogamos por que el Colegio sea un espacio en el que la abogacía pueda encontrar mecanismos para que las/os letradas/os puedan compartir herramientas y poder en común recursos: despachos, gastos, suscripciones, bolsas de asociadas/os.

  1. Las abogadas y abogados pueden ser su propio jefe/a

Existen otras alternativas organizativas distintas del empleo por cuenta ajena, sobre todo, si esa cuenta es la de una consultora o un gran despacho. Las Sociedades profesionales (dirigidas en concreto a las profesiones liberales como la nuestra…) o las Cooperativas son otras formas de cooperación a las que habría que promocionar frente a la clásica relación laboral.

En ALA comprendemos que poner en marcha un proyecto nuevo como la Feria de Empleo es tarea difícil pero queremos invitar al ICAM a una reflexión profunda sobre para qué y para quién se hace la Feria y en qué medida la gran mayoría de los y las colegiadas podrán sacar rédito de ella en el plano laboral o en la mejora de la calidad y valores de nuestra profesión. Tal y como está proyectada parece que la Feria se poner al servicio de empresas y bancos.

 

Deja un comentario