Menú Cerrar

El Tribunal de Estrasburgo desestimará los casos menos graves para ganar agilidad

{enrique serbeto / corresponsal en bruselas
Día 23/04/2012 -}
El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos del Consejo de Europa podrá rechazar pronunciarse sobre los casos que no impliquen «una desigualdad significativa» para los reclamantes, como medio de desatascar una lista de trabajo atrasado que alcanza ya los 150.000 casos.
La Conferencia que se clausuró el viernes en la ciudad inglesa de Brighton ha adoptado una serie de modificaciones en las reglas de funcionamiento del tribunal, pero no ha aceptado el grueso de las demandas que promovía el gobierno británico y que pretendían reducir las prerrogativas del tribunal, para someterlo forzosamente a la soberanía de los estados miembros.
En realidad, se trata de un resultado desigual para el pulso que ha mantenido desde 2010 el gobierno británico, que se consideró ofendido por una sentencia del Tribunal de Estrasburgo en la que fue condenado por restringir el derecho de voto a los presos. Londres no ha logrado el consenso de los 47 estados miembros para alcanzar todos sus objetivos, aunque se ha dado por satisfecho con la reforma.
Lo que sí se ha acordado es modificar los criterios de admisibilidad de las quejas, para limitarlo a casos que se consideren más graves, o como se dice en el texto, víctimas de una desigualdad significativa, lo que se espera que haga al tribunal más eficaz para ocuparse de los asuntos de mayor importancia. El plazo en el que el tribunal deberá decidir si admite o no un caso se reduce de seis a cuatro meses.
Además, ha insistido en urgir a aquellos de los 47 países miembros del Consejo de Europa que todavía no aplican la Convención de los Derechos Humanos de 1950, lo que evitaría que haya tantas quejas de ciudadanos que acuden al Tribunal de Estrasburgo reclamando sus derechos. La mayor parte de las quejas, más del 80 por ciento, provienen de países como Turquía, Rusia o Ucrania. Sin embargo, hasta ahora nueve de cada diez casos son rechazados por el tribunal.
Las decisiones tomadas en Brighton deben ser perfiladas y puestas en práctica en 2013. El primer ministro británico, David Cameron, había dicho al exponer su intención de reformar el criterio de funcionamiento del Tribunal que este «no debería comprometer su prestigio revisando decisiones de la justicia nacional, cuando esto no es necesario».

Publicado en noticias