Menú Cerrar

Contra la devolución en caliente y la Sentencia del TEDH del 13 de febrero de 2020

Desde la Comisión de Extranjería de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados (ALA) no entendemos el cambio de criterio de interpretación de la Gran Sala del TEDH, salvo porque pretenda justificar lo injustificable.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la UE está fundada en los valores indivisibles y universales de la Dignidad Humana, en el que los derechos inalienables de la persona humana son el bien jurídico protegido, es por ello que en la misma se establece en su Capítulo I (Art. 1) que la Dignidad Humana es inviolable y será protegida y respetada.

La Carta garantiza el derecho a la vida, la integridad física y psíquica de las personas, así como la prohibición expresa de la tortura y de los tratos inhumanos o degradantes y el derecho de asilo, así establece (Art.19) la prohibición expresa de las expulsiones colectivas, y la devolución a Estados donde sus vidas corran peligro o riesgo de tortura, muertes o tratos inhumanos o degradantes.

Fundamentos jurídicos que tienen anclaje en la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos que contempla el derecho a la vida y la seguridad personal como un derecho inalienable, y en la Convención de Ginebra de 1951 (Arts. 1, 31 y 33) sobre personas refugiadas, que vincula a todos los Estados firmantes entre ellos España.

Asistimos cada día a la inmigración de personas que huyen del horror de la guerra y de gobiernos quvulneran sus derechos fundamentales de forma cotidiana, y cuya única alternativa es arriesgar sus vidas y la de sus familias en busca de un espacio de libertad, seguridad y justicia que son las bases sobre las que se construye la UE y que deben seguir siéndolo.

Nuestra respuesta como abogadas y abogados integrantes de la ciudadanía europea ante las políticas migratorias de cierre total de fronteras y su correlato en esta sentencia del TEDH, debe ser contundente en defensa de los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su status administrativo, porque de seguir esta línea interpretativa se estaría socavando las bases fundacionales del Tratado de la Unión y el derecho internacional de asilo y refugio, y se estaría normalizando un discurso del odio, que ha hecho resurgir la xenofobia y el racismo en nuestro entorno europeo.

Es hora de defender los valores de la UE y  la dignidad humana como bien jurídico esencial para nuestra supervivencia pacífica.

En Madrid, a 14 de febrero de 2020

 Comisión de Extranjería de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados ALA

Deja un comentario