Menú Cerrar

25N Día internacional de eliminación la violencia de género. ¿Hasta cuándo?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, es mayor la población de mujeres residentes en España que la de hombres.  Parecería lógico que el estado dedicara medios suficientes para acabar con la violencia dirigida contra una buena parte de esa mayoría de ciudadanos
Sin embargo, lo cierto es que cada día crecen las agresiones a mujeres. Hombres que matan a mujeres, que las insultan, las coaccionan, las vigilan…
Influyen en ello  cuestiones educativas, de poder, de “cultura”, de reparto de los roles, de reconocimiento social…..
Podría decirse que más de la mitad de la población tiene, tendrá, puede o podrá tener, miedo de la otra parte. Sociedad machista, se llama.
Y sí, nos matan, nos insultan. Aunque algunos medios de comunicación se empeñen en hacer ver que las mujeres nos morimos o nos herimos. Las noticias de esas muertes muchas veces suelen dejar en el aire, al arbitrio de los lectores, si la víctima había o no interpuesto denuncia, o si el maltratador era más o menos amable, educado…normal, vaya. No perdamos de vista el debate del que suelen venir acompañadas ciertas noticias de violencia machista, sobre las denuncias falsas. Basta de victimizar a las víctimas.
Las agresiones físicas o psicológicas sobre las mujeres no son las únicas formas de manifestación de la violencia machista. Existen múltiples comportamientos y actitudes, menos visibles pero constantes y numerosas, en que el patriarcado ejerce su soberanía, mientras los poderes públicos, las fuerzas sociales y los gestores económicos miran hacia otro lado.
Estamos en periodo de elecciones, y los partidos políticos difunden sus programas e intentan captar el voto de la ciudadanía. Sin embargo, resulta trágico que ninguno haya pensado en la opción de asegurarse el voto de la mayor parte de la población, la femenina, con una política adecuada y firme que proteja a las mujeres.
Ni siquiera por intereses electorales la violencia sobre las mujeres parece ser objeto de preocupación en política, salvo cuando los candidatos, porque todos son hombres, son preguntados de forma directa e insistente por el asunto.
Por ejemplo, el partido que nos gobierna desde hace 4 años, se limita a informar de estadísticas y datos sobre denuncias, fallecimientos y medidas cautelares, que en nada remedian la situación de riesgo en que viven las mujeres.
La pregunta es ¿hasta cuándo?.
Sin embargo, de forma aparentemente proporcional al aumento de machismos y micromachismos, crece el rechazo de muchas a este sistema del patriarcado.
Este año hemos vuelto a protestar por el enfoque despreocupadamente machista de los presupuestos generales del estado; Miles de personas caminamos el pasado 7N contra las violencias machistas; Las asociaciones feministas no cejan en su empeño de visibilizar a las mujeres y las discriminaciones que diariamente sufrimos; Las redes sociales se inundan con mensajes y logos contra la violencia a las mujeres; Los gobiernos de algunas ciudades que han apostado por un cambio en su sino político, establecen planes y actuaciones contra la violencia machista, etc.
Y como cada 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres, alzamos la voz una vez más para exigir el fin de toda clase de violencias contra las mujeres.
15-11-25 Violencia machista

Deja un comentario