Cautiv@s y desarmad@s.

1 de abril de 1939 – 1 de abril de 2018.

IMG_5018_2-600x410 50El 1 de abril (fecha en la que finalizó la Guerra Civil) la Fundación Francisco Franco celebraba públicamente una “…victoria tan justa como merecida” y reproducía el último parte de guerra del Dictador “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, las tropas nacionales han alcanzado sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”.

Que una Fundación fascista (y legal) pueda alardear de tal manera de la victoria en la Guerra Civil y de la Dictadura de Franco nos da idea de los niveles mínimos en los que se desenvuelve nuestra vida democrática, influida a todos los niveles no sólo por los reflejos del franquismo sino también por su inseparable punto de apoyo: el nacionalcatolicismo. Ya lo dijo Unamuno, no hay nada peor que el maridaje de la mentalidad de cuartel con la sacristía.

Si no fueran públicas y estuvieran documentadas no daríamos crédito a las siguientes noticias: que en el año 2018 y en un Estado aconfesional cuatro ministros del Gobierno y el Delegado del Gobierno en Andalucía canten públicamente “El novio de la muerte” en la procesión del desembarco y traslado del Cristo de la Buena Muerte por la Legión; que la bandera, símbolo de ese Estado, se izara a media asta durante la Semana Santa en las instalaciones militares en señal de luto por la muerte de Jesús de Nazaret; que los colegios estén obligados a impartir la asignatura de religión que, además, cuenta para la nota; que la televisión pública ofrezca horas de retransmisiones religiosas católicas presentadas no por comentaristas sino por adoctrinadores; que suene el himno del Estado aconfesional cuando el paso de la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso (el nombre es real), o cualquier otro, sale a procesionar; que las Fuerzas Armadas participen en las procesiones de Semana Santa; que los asesinad@s de la guerra civil sigan enterrad@s en cunetas o fosas mientras el Presidente del Gobierno se jacta de no dar ni un euro en los presupuestos para cumplir una ley aprobada por las Cortes Generales, la Ley de Memoria Histórica; que los torturadores y asesinos de la Dictadura sigan paseando libres mientras l@s Jueces y Juezas y Tribunales se niegan a iniciar procedimientos contra ellos con una aplicación restrictiva de las leyes; que el Congreso de los Diputados rechace (PP, PSOE y Ciudadanos) tramitar la derogación de la Ley de Amnistía; etc.

Somos abogad@s y no vivimos ajenos a este estado de cosas. En la toma de posesión de la nueva Junta de Gobierno un Cristo ocupaba la mesa en la que juraban sus cargos. Preguntado el decano en la última Junta General por la razón de ello nos comentó que el acto fue organizado por la Junta de Gobierno saliente y que ell@s se lo encontraron organizado así; por lo que podemos concluir que a la antigua Junta de Gobierno le daba igual que en los Estatutos del ICAM (art. 5.2) se establezca que el Colegio es aconfesional y, lo que es peor, que a la nueva Junta de Gobierno, como era un acto organizado por la anterior, no le pareció que debía retirarse el crucifijo del acto antes de empezar la ceremonia a fin de comenzar su mandato cumpliendo los Estatutos.

Si sólo fuera el Cristo lo sufriríamos una vez cada cinco años (en el actual estado de cosas sería una mejora), pero también tenemos a su madre. En efecto el ICAM en sus Estatutos mantiene “…los patronatos y conmemoraciones que han acompañado su trayectoria histórica desde su fundación”, ¿de quién estamos hablando? de la Inmaculada Concepción a la que el ICAM homenajea todos los años con motivo de su festividad; poca cosa, una misa que se paga con cargo a los presupuestos del ICAM y se oficia en la Iglesia de Santa Bárbara pero, para una Corporación de derecho público, otro sometimiento a la Iglesia Católica. No somos un caso único, numerosos Colegios de abogados tienen también su patrona, compiten muy igualadas en número de patronazgos Santa Teresa y la Inmaculada Concepción, y a corta distancia la Virgen del Pilar, pero también están Nuestra Señora del Patrocinio (La Coruña), Virgen de Candelaria (Santa Cruz de Tenerife), Nuestra Señora de la Asunción (Cáceres), etc., cada uno tiene la suya, excepto Barcelona.

Es cierto que como abogad@s podríamos recurrir a los Tribunales para poner coto a este entreverado de nacionalcatolicismo que sufrimos y ya lo hizo un compañero de Sevilla que consideró que la proclamación de la Virgen María como patrona del Colegio de abogados de Sevilla vulneraba los derechos de igualdad y de libertad religiosa y menoscababa la neutralidad religiosa de la Corporación. Su recurso fue desestimado, sucesivamente, por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Sevilla y por la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo de Sevilla, por lo que nuestro compañero presentó recurso de amparo al Tribunal Constitucional que en su sentencia 34/2011, de 28 de marzo, puso las cosas en su sitio:

“Por lo que antecede, procede rechazar la demanda de amparo en este punto, pues fácilmente se comprende que cuando una tradición religiosa se encuentra integrada en el conjunto del tejido social de un determinado colectivo, no cabe sostener que a través de  ella los poderes públicos pretendan transmitir un respaldo o adherencia a postulados religiosos concluyéndose así que, en el presente caso el patronazgo de la Santísima Virgen en la advocación o misterio de su Concepción Inmaculada, tradición secular del Colegio de Abogados de Sevilla, no menoscaba su aconfesionalidad”.

Con tan contundente argumentación jurídica el tribunal Constitucional rechazó el recurso de amparo.

Y no olvidemos que el Colegio de Abogados de Madrid sigue manteniendo como “decano honorario” a José Antonio Primo de Rivera, líder del partido fascista Falange española de las JONS; nombramiento realizado en la reunión de la Junta de Gobierno provisional del colegio de abogados de Madrid de 29 de marzo de 1939, documentado en el acta de aquella reunión. Aquella Junta de Gobierno provisional del Colegio de abogados de Madrid fue designada por Falange y ratificado su nombramiento por el Coronel auditor de Guerra del Ejército de ocupación, por lo que en el ICAM se mantiene en vigor un acuerdo tomado por autoridades políticas y militares de la Dictadura gracias a que la Junta de Gobierno de Sonia Gumpert, en la Junta General del ICAM de 15 de noviembre de 2016, rechazó admitir a debate la propuesta de revocación del acuerdo que formuló la Asociación Libre de Abogados y Abogadas, ALA.

Llegados a este punto tenemos que concluir que el 1 de abril de 2018 l@s ciudadan@s seguimos cautiv@s y desarmad@s. Cautiv@s de normas, tradiciones, silencios, oportunismos, etc., que mantienen viv@s a la Dictadura y su Nacionalcatolicismo sin que nada hagan los poderes públicos para terminar este estado de cosas. Desarmados, pues ni los Jueces y Juezas y Tribunales amparan los actos de l@s ciudadan@s para acabar con ello, ni l@s legislador@s democrátic@s o las autoridades competentes promueven las reformas necesarias para conseguirlo.

Madrid, 3 de abril de 2018.

Grupo de trabajo de Asuntos Colegiales de ALA.