Menú Cerrar

ALA impulsa una campaña en favor de la libertad de los abogados del caso CKC

Foto_turquiaLa Asociación Libre de Abogados, reclama la liberación de los 46 abogados que aun continúan en prisión provisional en el marco del macroproceso judicial seguido contra 50 personas, por su presunta colaboración con el KCK, partido que reivindica los derechos de la población Kurda.
Durante este proceso no se han respetado las garantías judiciales mínimas y los delitos de los que son acusados tienen un claro componente político, no criminal. En este sentido, para la participación ciudadana, se ha abierto una campaña en la que se puede participar pinchando aquí: https://oiga.me/o/ala/campaigns/libertad-para-los-abogados-del-caso-ckc
Los pasados 16, 17 y 18 de julio tuvo lugar en la Corte Especial de Estambul (Turquía) un macroproceso seguido contra 50 personas, 46 de ellas abogados, por su presunta participación en actividades y transmisiones de información tanto del CKC, partido político independentista kurdo ilegalizado, como del PKK, grupo terrorista independentista kurdo del que las autoridades turcas alegan ser el brazo armado el CKC.
Los abogados acusados ejercían antes de su arresto labores de defensa en procesos seguidos contra políticos pertenecientes al CKC y al líder del PKK, Abdula Oçalan, actualmente en prisión. De ahí que su arresto y acusación obedezcan más a una estrategia de represión del movimiento secesionista kurdo que a actuaciones criminales de los abogados acusados.
Por otro lado, el proceso seguido contra estos abogados ha estado plagado de irregularidades desde su mismo comienzo: Se les ha denegado la posibilidad de emplear la lengua kurda durante las vistas; se ha prolongado innecesariamente su estancia en prisión preventiva; se han limitado sus derechos fundamentales durante la instrucción impidiéndoseles practicar pruebas necesarias para su defensa; y, finalmente, el juez escogido para juzgar su caso ha participado en la investigación del mismo, durante la cual ha demostrado su parcialidad hacia la acusación.
Todo ello motivó que los días de las vistas numerosos abogados, turcos y extranjeros, acudieran a la Corte a fin de comprobar y observar el desarrollo del proceso y garantizar que a los acusados les era garantizado un juicio justo. Sus impresiones fueron desalentadoras puesto que la sala habilitada para el proceso era claramente insuficiente, los acusados, sus abogados, los testigos y los observadores debían acomodarse donde podían, incluyendo el suelo o apostándose contra las paredes; y todo ello en un marco de pobre ventilación que generó una atmósfera viciada y sofocante. Finalmente, pese a que la continuación de las vistas se pospuso hasta noviembre, el Tribunal no puso en libertad provisional a la gran mayoría de los abogados, por lo que estos deberán permanecer otros 5 meses más recluidos en prisión sin haber sido objeto de una condena firme.
Los Principio de La Habana, los cuales regulan el papel que deben jugar los abogado en la defensa de sus clientes y las medidas que las autoridades deben establecer para garantizar la seguridad y la independencia de los abogado defensores establecen que en ningún caso podrá identificarse al letrado de un cliente con las actividades, opiniones o conductas de éste último. Por otro lado, el Convenio Europeo de Derechos Humanos impone que aquellas causas en las que el acusado se encuentre en prisión provisional deberán ser objeto de especial celeridad dada la privación de libertad sin condena en la que éste se encuentra. Finalmente, este mismo Convenio obliga a los Estados parte a que el Juzgador de la causa sea independiente e imparcial, requisito que no se cumple en este proceso al haber participado el juzgador en las labores de investigación y acusación del proceso.
Por todo ello, pedimos que participéis en esta acción online y solicitéis al Ministro de Justicia de Turquía y al Embajador de Turquía en España que tomen las medidas necesarias para restaurar los derechos de estos acusados, incluyendo la necesidad de dejarles en libertad provisional hasta la eventual condena de los mismos, la sustitución del actual juez por uno realmente imparcial e independiente, la habilitación de una sala que permita la celebración del juicio en unas condiciones mínimas de dignidad y la absolución de los acusados en el caso de que estos hayan sido procesados indebidamente por las actividades y opiniones de sus clientes.

Deja un comentario