Nuevo informe sobre tortura y prácticas policiales

El Relator Especial sobre la tortura, Nils Melzer, acaba de presentar a la Asamblea de Naciones Unidas su último informe sobre el uso de la fuerza por las autoridades policiales. Puedes consultarlo aquí 

El Relator afirma que antes de emitirse juicio sobre el uso desproporcionado o excesivo de la fuerza empleada, debe hacerse un juicio previo sobre su necesidad. Podemos concluir que si el uso no era necesario es per se excesivo.  Afirma igualmente que un exceso en el uso de la fuerza puede constituir torturas.

“Cualquier uso innecesario, excesivo o arbitrario de la fuerza por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley es incompatible con la prohibición absoluta de tratos crueles, inhumanos o degradantes […] Infligir deliberadamente dolor o sufrimiento a individuos vulnerables, que no pueden escapar o resistir, es absolutamente ilegal e incluso puede llegar a ser considerado tortura”, afirmó.

Comisión de Penal de ALA.