AED condena la detención de compañeras/os en Turquía

Comunicado de la AED sobre la detención de las abogadas y abogados Ramazan Demir, İrfan Arasan, Ayşe Acinikli, Hüseyin Boğatekin, Şefik Çelik, Adem Çalışçı, Ayşe Başar, Tamer Doğan y Mustafa Ruzgar (Estambul, 16 de marzo de 2016) y anterior detención de los “Académicos por la paz”.

Entre los diferentes casos relacionados con los derechos humanos a los que da seguimiento la AED/EDL, la situación en Turquía parece especialmente preocupante.

En la madrugada del 16 de marzo de 2016, la policía irrumpió en los domicilios y despachos de varias abogadas y abogados de Estambul. Ocho de ellos, miembros de la ÖHD (Asociación de Abogados por la Libertad), uno de ellos, también miembro de la ÇHD (Asociación de Abogados Progresistas), fueron arrestados bajo cargos de terrorismo: Ramazan Demir, İrfan Arasan, Ayşe Acinikli, Hüseyin Boğatekin, Şefik Çelik, Adem Çalışçı, Ayşe Başar, Tamer Doğan fueron puestos bajo custodia. Más tarde otro abogado sería detenido: Mustafa Rüzgar.

Ahora, nuestros colegas han sido liberados. Esto son buenas noticias, aunque el Juez ha dictado para algunos de los abogados una orden de prohibición de abandonar el territorio nacional.

Según la información de la que disponemos, no existe justificación para estas detenciones y registros. Los abogados y abogadas han sido acusados de “trabajar o pertenecer a organización terrorista”. Todo indica que las acusaciones están basadas en su actividad profesional.

Actualmente, mientras la UE está negociando con Turquía la futura política común, esto constituye otro motivo para rechazar cualquier ataque del Estado turco contra los defensores de Derechos Humanos, contra las abogadas/os, académicos/as, políticos/as y ciudadanía que defienden un cambio democrático para Turquía y Kurdistán. Aquellos que trabajan por la paz no pueden y no deben ser considerados terroristas y/o miembros del PKK (Partido Kurdo de los Trabajadores) porque significaría que la única lógica del Estado turco es la represión. Con estas acciones, Turquía no cumple con los mínimos estándares democráticos y los derechos humanos necesarios para ser miembro de la UE.

Además, las últimas noticias revelan que la semana pasada, y en sólo tres días, más de 320 ciudadanos fueron arrestados y acusados de pertenecer o apoyar al PKK. Esta ola de detenciones de periodistas, académicos/as y abogados/as pro Derechos Humanos debe cesar.

Consideramos que todos estos hechos constituyen un ataque a las personas y un intento de acallar a la oposición Turca. Los “Académicos por la paz” que firmaron una petición contra el gobierno criticando los ataques militares a varias ciudades kurdas, han sido detenidos, en algunos casos cesados y en muchos casos castigados con medidas disciplinarias. Tres académicos: Esra Mungan, Kıvanç Ersoy y Muzaffer Kaya se encuentran en prisión.

Por estos motivos, instamos al gobierno turno a:

  1. Respetar los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre la Función de los Abogados y, en concreto:
    • Permitir el ejercicio de la profesión sin intimidaciones, obstáculos, acosos o interferencias indebidas.
    • Permitir a los/as abogados/as viajar y comunicarse libremente con sus clientes tanto dentro de su país como en el exterior.
    • Garantizar que los/as bogados/as no sufran ni estén expuestos a persecuciones o sanciones administrativas, económicas o de otra índole a raíz de cualquier medida que hayan adoptado de conformidad con las obligaciones, reglas y normas éticas.
  2. Asegurar el respeto a las garantías previstas en el Art. 6 de la CEDH: un juicio justo, un tribunal independiente e imparcial, establecido por la ley y el derecho a la presunción de inocencia, de ser informado inmediatamente de la naturaleza y motivo de la acusación, y disponer del tiempo y de las facilidades necesarias para la preparación de su defensa.
  3. Garantizar la separación de poderes: el elemento que genera mayor controversia y quejas es la manera en que en este tipo de casos, los miembros del Tribunal son elegidos por el Alto Consejo de Jueces y Fiscales (HSYK) gobernado por el poder ejecutivo. Se hace imposible la independencia de la justicia y se coacciona la actividad de jueces y fiscales porque son objeto de decisiones políticas del Ministerio de Justicia.
  4. Asegurar el ejercicio real de la libertad de expresión, información y libertad ideológica, que no son respetados en el presente.

Por los motivos expuestos, vamos a llevar estos casos antes las Instituciones europeas y el Parlamento europeo. Creemos que esta situación no garantiza el ejercicio de derechos fundamentales y civiles, como corresponde en los tratados firmados por la República de Turquía. Creemos que actualmente Turquía no puede convertirse en miembro de la Unión Europea sin profundas reformas democráticas.

Créteil, Madrid, Barcelona, Amsterdam, Milano, Istanbul, Bilbo, Brussels, Berlin, a 20 de marzo de 2016.

16-03-28 turlishlawyers-860x280

 NOTA.- Según las últimas noticias, un Tribunal de Estambul habría estimado parcialmente el recurso del Fiscal contra la libertad de nuestros compañeros y habría ordenado la detención de Hüseyin Boğatekin, Ayşe Başar (también conocida como Ayşe Gosterislioglu), Ramazan Demir y Ayşe Acinikli, de los cuales los dos primeros han sido detenidos.