40 años de la matanza de Atocha

24 de enero de 1977 – 24 de enero de 2017

El 24 de enero de 1977 pistoleros de extrema derecha entraron en el despacho de abogados de la C/ Atocha nº 55 de Madrid y dispararon sobre los que allí se encontraban, matando a Luis Javier Benavides Orgaz, Serafín Holgado de Antonio, Ángel Rodríguez Leal, Francisco Javier Sauquillo Pérez del Arco y Enrique Valdelvira Ibáñez y dejando gravemente heridos a Dolores González Ruiz, Luis Ramos Pardo, Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell y Miguel Sarabia Gil.

No eran tiempos fáciles para el compromiso profesional y político, los fascistas apaleaban a la gente por las calles y estaban presentes y dominantes en todas las estructuras de poder garantizándose la impunidad; los anónimos amenazantes dirigidos a sindicalistas, periodistas, líderes sociales o vecinales, abogados/as, etc., eran cotidianos y las muertes en manifestaciones por disparos de la ultraderecha o de la policía no eran infrecuentes, siendo normales las detenciones arbitrarias y las palizas en comisarías. Omnipresente el “ruido de sables” y las “listas negras” que circulaban rellenas con los nombres de los activistas, de cualquier profesión, que serían los “elegidos/as” cuando el facherío se levantara para dar un escarmiento.

En aquella época los despachos laboralistas y vecinales eran espacios de libertad que se trasladaba a todos los lugares en los que los abogados/as desempeñaban su trabajo, en el que marchaban unidos lo profesional, lo político y lo social. Los Tribunales y Juzgados, pero también las asambleas en fábricas y  barrios se iban acostumbrando a un nuevo lenguaje, planteamientos, actitudes, incluso forma de vestir, que rompían con el orden establecido y defendían derechos formalmente inexistentes.

El crimen no fue casual, quisieron castigar un compromiso que, cuarenta años después, debe seguir siendo un ejemplo para todos/as.

En su recuerdo.

 

Junta Directiva de la Asociación Libre de Abogadas y Abogados. ALA.